Los nuevos reyes de Internet

Incluso el diario El País se hace eco en el artículo Los nuevos reyes de Internet de toda la movida Web 2.0. El artículo es muy interesante como reflexión y visión sintética de las luces y sombras de la internet emergente de estos últimos años.
El comienzo del artículo es antológico:

Un hombre gordo, en calzoncillos, navega por la Red en plena noche. Está chateando, porque busca desesperadamente relaciones virtuales. E incluso es posible que esté haciendo algo ilegal. Éste es el retrato robot del internauta a principios de los noventa, según explica entre risas Stewart Butterfield, el fundador de Flickr. En 2006, sin embargo, la percepción ha cambiado radicalmente porque los internautas ya no son sujetos pasivos que se sientan frente a un ordenador a tragarse contenidos ajenos. Ahora los producen, controlan y distribuyen ellos.

Desde hace años tengo claro que la popularización y en negocio en internet iban a ir de la mano con la trivialización y los contenidos que demanda la gente, la mayoría de la gente: sobre todo cotilleo, imágenes divertidas (?), peliculitas tontas (y claro, también mucha pornografía fácilmente accesible.) ¿Cuáles iban a ser, si no, los contenidos de la web que resultaran atractivos para una gran parte de la población? Cerrando el artículo, y tomando de nuevo la cita de Butterfield, yo diría que ahora nuestro hombre gordo, en calzoncillos, disfruta de nuevos servicios web 2.0 para lo de siempre.

Claro que el modelo de negocio ha cambiado. Y mucho. Muchas de las reglas de juego del negocio de internet han dado un vuelco estos últimos años. “Un puñado de veinteañeros controla los nuevos servicios que permiten a millones de internautas compartir sus vídeos, fotos y artículos en la Red”. Muchas empresas e inversores deben estar intentando tomar posiciones, una vez constatado que la cosa promete (y olvidando su batacazo anterior con el estallido de la burbuja tecnológica de hace media década). En el fondo, estos inversores actúan bastante a ciegas, en comparación con los nuevos reyes de internet que pueden imaginar el futuro de la red y hacerlo posible.